EDUCOMENTA: La inquietud al servicio de la educación

17 Ago 2010 by Angélica Sátiro, No Comments »

EDUCOMENTA es un espacio para comentar lecturas relacionadas con la educación. Se trata de compartir comentarios y preguntas con los interesados/as

Comentario del texto: La inquietud al servicio de la educación – Equipo NORAI

PARA EMPEZAR
Leer es siempre interpretar, uno lee lo que han escrito pero también traduce algunos significados internos a través de las palabras del texto. Uno lee lo que piensa quien escribe pero también lee lo que piensa, sus acuerdos y desacuerdos con el texto. Sus propias expectativas, esperanzas y deseo de saber. Por lo tanto este comentario de texto es realidad un dialogo interior sobre los puntos-clave que la lectura provocó en mi subjetividad al realizarla.
El Foco
El libro es un reflejo de la praxis de la Residencia Norai (Hospitalet – Barcelona) que se dedica a la educación de niños y niñas tutelados por el Estado. Entre el relato de la experiencia, su entendimiento y reflexión aparecen puntos que llaman la atención de aquellos interesados en la cuestión de la pedagogía y la educación social. Esta praxis tiene bien clara la idea de que hay que cambiar el “no hay nada que hacer” para “no sé que hacer”. Así se puede buscar lo que es posible realizar entendiendo que uno no lo sabe todo pero que puede buscar saber qué es educable y partiendo de ahí realizar su acción educativa, aunque asumiendo la incógnita de no saber lo que quedará de aquello que se enseña.
El Tiempo
El tiempo es uno de los temas sobre los que se hace una reflexión en el libro. Y sobre él se hacen distintas referencias.
El tiempo descontinuo
Hay un entendimiento de que el tiempo en la educación social no puede ser visto de manera lineal como se fuera un continuum y como se existiera “progreso”. El tiempo en este área necesita ser entendido como discontinuidad porque los encuentros que se producen ahí provocan rupturas que demarcan la irrupción del nuevo. Y esto cambia el sentido de tiempo y de un posible “progreso” en los resultados del trabajo educativo.
El tiempo particular y el tiempo compartido
Cada niño y niña marca su propia trayectoria en función de sus decisiones y delimita a su manera su propio tiempo de aprendizaje. Aprendizaje no solamente de contenidos, sino también de valores, de afectos y de pautas de actuación. Por lo tanto no todos tienen que hacer las mismas cosas en los mismos horarios. Ir a la cama, hacer las tareas escolares y las tareas domesticas pueden ser realizadas en el tiempo decidido por el sujeto. El compromiso principal es con el “qué” se tiene que hacer y no con su “cuándo”. Por lo tanto rutinas y rituales son pensados teniendo en cuenta la necesaria simultaneidad tanto del cotidiano como del extraordinario.
El tiempo educativo
La pregunta de Violeta Nuñez (1999 – De la educación en el tiempo y sus tiempos) parece ser una guía importante: ¿Cómo anudar los tiempos que convergen y divergen en el acto educativo, acto de múltiples dimensiones temporales? El tiempo de aprender seguramente no es el tiempo del enseñar. Y como se trata de cuidar a los “tiempos particulares” no es sencilla la tarea de compaginar estos tiempos simultáneos. Hay la idea de la importancia de tener en cuenta el tiempo de ver, de escuchar y de programar.
Futuros posibles
Educar en el ámbito social implica superar la idea de que solamente hay un futuro concreto para el educando. Es importante educar para varios futuros posibles y entender que ellos van relacionados a los intereses, a las decisiones y elecciones que el sujeto realiza.
El educador social necesita saber gestionar las paradojas presentes en el “impredecible” que significa plantear variados futuros posibles.

Algunas preguntas personales
La sociedad de consumo occidental tiene bien montado el tiempo para que sus actos principales puedan ocurrir de manera mantenerse como tal. Esta el tiempo de producir y el tiempo de consumir. ¿Qué tipo de transferencia se podría hacer de la relación del tiempo particular y el tiempo colectivo vivida en la residencia para el sistema educativo en general? ¿Esto seria algo posible?

Las prácticas educativas
El espacio-tiempo de las prácticas educativas se divide en dos:
1) Acción educativa individual
Se establecen vínculos educativos particulares con cada niño. Cada educador es un referente específico y una posibilidad de lazo social. Tratan de entender en profundidad ¿qué opera en el vínculo educativo? con el objetivo de relanzar al sujeto hacia otro lugar. Enfrentando a las dudas y angustias del educador y a las invisibilidades de muchos de los ámbitos de los vínculos educativos que se establecen.

2) Norma como reguladora de la convivencia
La norma es a la vez disciplina y modelo, es decir prohíbe y permite, es protectora y restrictiva a la vez. Incluye prescripciones, prohibiciones, dudas (lo que no está rescrito ni prohibido) y deja vacíos que no se regularizan – las omisiones. La norma ha de permitir la innovación y promover la capacidad de invención, por esto es también espacio de libertad de interpretación, acción, invención y creación.
Se trata de un proceso de reconocimiento de norma y contestar a la pregunta: ¿Cómo operar las normas sin diluir los sujetos, sin borrarlos?

PEI: Proyecto Educativo Individualizado
El PEI tiene objetivos que apuestan por el sujeto y se estructura por áreas que a su vez tiene estrategias claras para lograr cada cosa que se propone.
Tiene como áreas educativas:
– sujeto social y entorno
– lenguaje y comunicación
– juegos y deporte
– tecnología
– arte y cultura
Tiene como áreas de soporte:
– escolar
– médico
– familiar
– atención psicológica

El niño/ la niña
Los niños y niñas que viven en una residencia llegan con una historia compleja y retadora. Cada niño y cada niña en la residencia no es tratado solamente como un “caso nuevo” que llega con su historial y una extensa documentación en la que otros explican cómo es. Se entiende que este niño surge como un sujeto explicado por el otro y separado de su entorno. Se trata de cambiar la mirada y verlo como un enigma, una sorpresa, un estímulo para los educadores interesados en educarlos, acogerlos y colaborar para que superen sus restricciones sociales. Se trata de tener el tiempo de ver quienes son (y quienes pueden ser) desde su propia voz.

Bibliografía
EQUIPO NORAI. LA INQUIETUD AL SERVICIO DE LA EDUCACIÓN – La residencia Norai y sus apuestas pedagógicas. Barcelona, GEDISA, 2007

Etiquetas: , ,

Leave a Reply

Follow Me!

Follow Me! Follow Me! Follow Me!

© 2020 Angélica Sátiro is proudly using the Lysa theme.